Blogger

Suscribirse a canal de noticias Blogger
Laura Escuelahttp://www.blogger.com/profile/00647454995355585914noreply@blogger.comBlogger245125
Actualizado: hace 13 mins 19 segs

Celebrando el Día del Libro Infantil y Juvenil desde el salón (II)

Dom, 01/04/2018 - 13:01
El año pasado comencé lo que me gustaría que fuera una tradición: celebrar el día del libro infantil y juvenil colocando en la mesa de mi salón libros que, por una razón u otra, me hacen disfrutar, que es la razón principal, el motor que impulsa mi trabajo.

Cada año, este día, siento que celebro una especie de cumpleaños. Celebro mi profesión y la parte (tan grande) que la conecta con los libros.
Celebro la maravilla, la interacción, la risa, la sorpresa, la búsqueda, la relectura y la imperiosa necesidad de contarlo, comentarlo y compartirlo para multiplicar todo eso y revivirlo una y mil veces.

El año pasado esta fue la selección de libros desde el salón, con cinco categorías: Los que me enamoraron, los más reídos, los más contados a los más pequeños, los más jugados y los que me enseñan.


El gozo y la alegría, el juego y la conexión humorística y lúdica a través de los libros es lo que este año celebro con esta muy breve selección.

Hay dos títulos de Mo Willems porque es, en mi opinión, el mejor autor de libros álbum cómicos actual. Es el autor de No dejes que la paloma conduzca el autobús y La paloma encuentra un hot dog.
También de este que he seleccionado: La paloma necesita un baño, y de la adorable colección "Elephant & Piggie", del que he escogido "We are in a book" pero del que ni un solo título tiene desperdicio. Mo Willems conecta directamente con las experiencias humanas, y digo humanas, no infantiles. Conecta con lo básico, lo primigenio, el humor genuino, sin edulcorar, el que sorprende, genera expectativas y luego las desequilibra. Absolutamente delicioso. 
Después, se encuentra La cinta, de Adrien Parlange editado por Kókinos, un libro que no paro de disfrutar una y otra vez, dándole vueltas y buscando el mejor modo de compartirlo con diferente tipo de público. Es un libro de una calidad lúdico-poética impresionante. Un libro para jugar, para bailar con la metáfora, para convertir esa cinta en el universo de posibilidades que nos dan los buenos libros. Un libro con el que volar una cometa, agarrar a una serpiente por la lengua, atarse un cordón, comer un spaguetti o sujetar la cinta de un funambulista.
Por último, El libro que hace clap de Madalena Matoso. Un juego, un mundo de posibilidades, de relecturas, de observación. Un libro para abrir y cerrar miles de veces, para imaginar. Repleto de preguntas y de ninguna respuesta. 
Lo que más me gusta de este tipo de libros es el disparador que suponen. Un punto de partida que nunca sabes a dónde te llevará. Eso es lo que celebro, seguir disfrutando y compartiendo estas estupendas creaciones. 
¡Feliz día del libro infantil y juvenil!

Un poco de Hugo para nuestros pequeños lectores

Jue, 29/03/2018 - 12:20

La semana pasada, en Galicia, encontré en una biblioteca esta colección de la editorial Anaya, Mi primera sopa de libros, con cuatro simpáticos ejemplares de cartoné y bordes redondeados para los pequeños de la casa.

Están escritos e ilustrados por Mathis y nos presentan a Hugo, un ¿oso? que representa a un niño de unos dos o tres años, en su vida diaria junto a sus juguetes. Me llamó mucho la atención la habilidad para llenar las actividades cotidianas de humor, alejándose del tipo de libros que muchas veces se reduce a "Me voy a bañar", "Me seco con la toalla", "Juego con mis juguetes", y yendo mucho más allá, rompiendo con lo esperado y llenando las breves y sencillísimas historias de ironía, más con la imagen que con el texto.

En el de ¡Al agua!, por ejemplo, decide que, como no le gusta bañarse solo, va a coger a todos sus juguetes (que, por supuesto, responden, caminan, piensan y actúan como él) para bañarse con ellos, pero no los encuentra porque ellos también se están escondiendo.

Las imágenes tienen mucho de lo que leer, detalles interesantes como las miradas de los juguetes entre sí o su colocación en el espacio.

Como siempre, me decanto por este tipo de libros de fondo liso y personajes definidos y claramente diferenciados para estas edades. Y más aún, si cuentan una historia y si lo hacen con humor.

Busquen en la biblioteca más cercana y, si lo encuentran, ¡cuéntenme qué les parece!

Feliz fin de semana.

Llega PRIMAVERA para nuestros bebés

Mar, 27/03/2018 - 20:40
Llegó la primavera, bien llegada, bien cargada de trabajo, con un abril que se asoma rebosante de sesiones, retos nuevos y algunos proyectos que van tomando forma.

Los Bebecuentos siguen a la cabeza de las programaciones mensuales de mi compañera Isabel Bolívar y mía. Los hagamos donde los hagamos, las familias que se quedan en lista de espera o no consiguen plaza duplican, triplican y (sí, es real), cuatriplican la cantidad de plazas ofertadas.

En la Biblioteca Municipal de La Laguna, se agotan (45 plazas más 15 de lista de espera) la mañana que se inician las inscripciones.
En la Biblioteca Pública del Estado de SC y en el TEA, los mails que reciben nuestros bibliotecarios son muchísimos más de los que pueden responder. Y así con todos los lugares en los que estamos trabajando con sesiones de bebés. No los nombro a todos por no hacer una entrada muy larga.

El caso es que la oferta no iguala, ni de lejos, a la demanda, y es por esto que se nos ocurrió un plan: crear un espectáculo para bebés en el que pudieran entrar unas 50 familias. Isabel y yo juntas. Un espacio apropiado y una propuesta diferente, menos cercana y familiar pero aún así potente, de cuentos, música, poemas, con iluminación, atrezo, vestuario, con un trabajo escénico distinto.


Y ha nacido. La Fundación Cajacanarias programa LAS ESTACIONES. Cada estación nos subiremos al escenario con una propuesta diferente. El próximo 11 de abril nos estrenamos con PRIMAVERA.

Y aquí un ejemplo claro. La Fundación ofrece sesiones familiares y de bebés y éstas llevan inscripción. Las familias saben que en www.cajacanarias.com pueden inscribirse. Pues bien: ya no quedan plazas para PRIMAVERA y ni siquiera lo hemos anunciado hasta ahora. ¡50 plazas que ya se han llenado sin siquiera informar de la actividad salvo porque aparece la posibilidad de inscripción en la web de la Fundación! Aún así, se abre lista de espera, por lo que pueden intentarlo.

Es una locura. Y así pasa con las demás. A veces ni siquiera difundimos la actividad por nuestras redes porque sabemos que ya están las plazas llenas antes de que lo hagamos, sólo por las redes de los propios lugares donde se realizan las actividades.

Esperamos seguir promoviendo iniciativas que respondan a las ganas que tienen de venir a escuchar cuentos con sus bebés. Esperamos que las instituciones comprendan que esto es necesario y funciona, y nos apoyen o nos sigan apoyando cuando ofrezcamos propuestas dirigidas a esta franja de edad.

Gracias, familias, por seguirnos y por mostrar tanto cariño.

Repetiremos LAS ESTACIONES: PRIMAVERA el día 14 de abril en el marco del festival "Erase" en Los Realejos, a las 12:30 en la Casa de La Parra. Próximamente más información sobre las inscripciones.

¡Nos vemos!

Retahíla

Jue, 08/03/2018 - 09:46
Este mes de marzo, en la Biblioteca Municipal de La Laguna y el Ayuntamiento Viejo de Candelaria estreno “Retahíla”, una sesión de cuentos para niños y niñas de 0 a 3 años y sus familias (Bebecuentos).

Retahíla parte del libro del mismo título editado por Combel y creado por la querida Annette Tamarkin. Es un libro acordeón con una imagen sobre fondo blanco y con solapas que se levantan para descubrir pequeñas sorpresas escondidas tras esos objetos o animales.
Lo abrimos como un libro normal. Vamos pasando página por página. De cada doble página, uno de los dos elementos (y a veces los dos) nos lleva a una retahíla. A una canción, arrullo, juego de dedos, de falda o poema. Vamos a contar, cantar, recitar.

Al finalizar la primera cara del acordeón, pasamos a la siguiente dando vuelta al libro, y aquí añadimos algún pequeño poema de autor y un cuento sencillo. En ambas caras, algunas imágenes nos llevan hasta pequeños objetos y a un títere de guante.

Había una vez un gato con las orejas de trapo y la barriga al revés. ¿Quieres que te lo cuente otra vez? Había una vez un avión que siempre quería volar. Sana, sana, culito de rana. Un elefante se balanceaba. Caracol, col, col. Sol, solito, caliéntame un poquito. Pica, pica, la gallina.

Al finalizar, abrimos el acordeón completo, nos extendemos, revisamos por un lado y por otro, jugamos con la forma, hacemos que suene el acordeón, el instrumento, y nos decimos adiós.

Esta sesión es una llamada a la sencillez y a la memoria. Una vuelta hacia la tradición, hacia las versiones de las canciones que recordamos de la infancia. Es un hilo de imagen en imagen para recordarnos que los libros existen más allá de las páginas, que se vuelven vida en nuestra voz, que podemos recrear, recordar, inventar y tocar, cantar, aplaudir y jugar a partir de ellos.

Es un solo libro y serán cientos de manos, de voces, evocando las palabras que fueron y que permanecen e inventando las que vendrán.

¿Nos vemos?

¿Literatura respetuosa?

Vie, 02/03/2018 - 20:55
Hace ya unos años que escucho y leo sobre crianza respetuosa. Es un tema que me llama mucho la atención, no siendo madre pero sí educadora y narradora de cuentos. También leo sobre la llamada “literatura respetuosa”, que se ha dado a entender (por favor, corríjanme si me equivoco), como aquella libre de estereotipos de género, que lucha por la igualdad, que incluye a personas con diversidad funcional, fomenta el desarrollo emocional del niño, etc.

Sin embargo, como siempre y lamentando repetirme, me espina el tema de los libros receta o libros “para”, que en este caso se tornan “libros respetuosos”. A muchos de ellos los mal llaman literatura y normalmente pretenden transmitir una lección moral, generalmente con una calidad literaria (no me meto con la estética) ínfima.

Creo que para que un libro sea respetuoso lo primero que tiene que ser es BUENO. El libro respetuoso es el que tiene calidad estética y literaria, el que genera preguntas y no envía mensajes cerrados, masticados y fáciles. Es el que tiene varias lecturas, una propuesta diferente, interesante, un final sorprendente, personajes y desarrollo rico, sencillos pero no simples. El BUENO es un libro que no se crea para solucionar un problema sino para ilustrarlo, plantearlo, revisarlo, cuestionarlo. Un ejemplo de libro BUENO para mí es EL PATO Y LA MUERTE.

Nosotros somos responsables de los libros que acercamos a nuestros hijos, igual que somos responsables del consumo que hacen de internet, de la comida que comen. Somos censores, sí. Censores de bollería, de porno y de libros malos.

 Ser respetuosos con ellos incluye que valoremos primero, pero sobre todo incluye que dialoguemos, que nos preguntemos, que seamos críticos, que escuchemos. Ser respetuosos con ellos, en mi opinión, incluye dejar a los cuentos clásicos en paz y leer muchos, muchos de ellos, los clásicos noruegos y los rusos, los africanos y los árabes. En todos hay de todo.

Ser respetuosos no es impedir la muerte del lobo, ni hacer que la protagonista sea forzosamente femenina y valiente, no es quitar las brujas ni es solamente buscar libros sobre emociones.

Ser respetuosos es indagar, leer a los especialistas, valorar las editoriales especializadas, dejarles escoger, acompañarles, guiarles, preguntarles, preguntarnos.

Habrá censura. Sí. Yo censuro a los libros receta, a las moralejas facilonas, a una pretendida igualdad metida con calzador.

El libro, los cuentos, los valores que transmitan lo que leamos, no van a educar al niño, no va a forjar definida y definitivamente su personalidad, un libro concreto o muchas historias de un determinado tipo no le va a hacer desarrollar patologías o virtudes. Sólo van a ser una cosa más, un aporte más a su educación. Si ese producto es bueno, será un buen aporte. Si es mediocre, con pretensiones de educación en valores, será un aporte olvidable al que no se va a volver nunca.

Por supuesto, hay libros entendidos o llamados RESPETUOSOS que son BUENOS, con calidad, pero hay muchos que no. Por ejemplo, para mí el Monstruo de los colores o el Pez Arcoíris no son libros respetuosos, por mucho que pretendan hablar de emociones o de un mal entendido "compartir". En mi opinión son de baja calidad literaria y muy moralistas, sin riqueza; ergo, son irrespetuosos.

Basándome en los principios de la crianza respetuosa de Berna Iskandar, los principios de la literatura respetuosa serían los siguientes:

1. HORIZONTALIDAD: Deja a los niños que escojan pero preséntales una variedad amplia de propuestas que partan de tu búsqueda de libros de calidad. Dialoga con ellos sobre los diferentes tipos de libro, hazle crítico. No es lo mismo “La reina de los colores” que “El monstruo de los colores”. No es lo mismo un libro de Anthony Browne que uno de Peppa Pig.

2. EMPATÍA: Sintoniza con lo que le apetece leer, mira qué le gusta, qué le interesa, qué le apetece. No le impongas.

3. AUTORREGULACIÓN: Respeta el ritmo lector, respeta los gustos y los tiempos. Si no le apetece leer o no le gusta tal tipo de libro, está bien.

4. LÍMITES. Respeta el derecho del niño a una educación estética y literaria. Si quieres que lea, dale buenos libros. Limita los libros PARA.

5. INDAGACIÓN PERSONAL: Para que el niño emprenda el camino hacia el autoconocimiento, necesita acercarse a los clásicos tal y como han llegado a nosotros; necesita que haya héroes, personajes malvados que mueren o encuentran su castigo, necesita proyectar su inconsciente en los conflictos del cuento. Deja morir al lobo y a la bruja.

NARRACIÓN Y DIVERSIDAD: UN TALLER PARA LA INCLUSIÓN

Dom, 18/02/2018 - 12:48
A finales de enero y principios de febrero impartí, en la Biblioteca Insular de Gran Canaria, el taller “Narración y Diversidad. Herramientas para una Narración Oral Inclusiva”, junto a mi compañero Néstor Bolaños, narrador y psicólogo.

Néstor Bolaños y yo a punto de comenzar el taller
Todo partió de una propuesta de la Mesa Inclusiva para el fomento de la lectura en Gran Canaria, dependiente del Pacto Insular por la lectura y la escritura del Cabildo Insular.

Plantearon este taller ante la necesidad de llevar a cabo en la Biblioteca actividades de narración oral inclusivas, de modo que los narradores/as de la isla se formaran para poder participar en la minimización y/o eliminación de las barreras que encuentran personas con diversidad funcional a la hora de disfrutar de las sesiones.

De este modo, bajo su petición, preparamos el taller. Querían que estuviera dirigido a narradores y narradoras que desearan profundizar en este tema y llevar a cabo diferentes adaptaciones para público con distintos tipos de discapacidad.

Primer día de taller
Muchos narradores y narradoras no han tenido la oportunidad de contar a personas sordas con apoyo de intérprete de lengua de signos, o a un grupo de personas con discapacidad intelectual, visual, física o del Trastorno del Espectro Autista. Queríamos aprovechar nuestra experiencia contando a estos grupos y la de otros compañeros de profesión, por lo que pasamos a éstos un cuestionario previo para conocer sus experiencias y las adaptaciones que suelen llevar a cabo. Tras la recogida de información, confirmamos que todos y todas estamos en el mismo camino y que las adaptaciones son parecidas, aunque también verificamos que muchos no han vivido la experiencia o que lo han hecho sabiendo que hay mucho que se puede mejorar.

Investigamos, preguntamos a gente que trabaja en el mundo del arte y la cultura junto a personas con diversidad funcional, nos contaron, nos recomendaron. Entre nuestros conocimientos previos y lo que pudimos investigar, creamos el programa de contenidos tocando muchos puntos relativos a la discapacidad y también, obviamente, a la narración oral. Queríamos un taller práctico y que cada persona participante lo terminase teniendo un cuento preparado para contar y con ideas claras de cómo adaptarlo a público con capacidades diferentes.

Con este objetivo claro, preparamos los contenidos en torno a los conceptos de Inclusión e integración, terminología adecuada relacionada con la diversidad funcional/discapacidad, características posibles de público con diferentes tipos de discapacidad, concepto de narración oral, sus componentes, su valor pedagógico y artístico, y, finalmente, posibles adaptaciones a llevar a cabo para público con cada tipo concreto de discapacidad. Por último, selección y modificación del repertorio en función de ello.

Ejemplo de uso de pictogramas en La hora del cuento
El taller duró 12 horas divididas en cuatro tardes. El primer día llevamos a cabo una exposición teórica aclarando objetivos y contenidos básicos. Contamos con la participación de Juan Ramón Reyes, técnico de la biblioteca altamente sensibilizado con este tema, que desarrolla continuas acciones para eliminar barreras de todo tipo.

Dinámica con los asistentes al taller
El segundo y tercer día, a través de dinámicas y diálogo, trabajamos en la selección y adaptación del propio repertorio, de modo que cada narradora escogiera y adaptara su historia para contarla a un grupo con un tipo de discapacidad específica. El último día, a modo de muestra, las personas participantes del taller narraron en la Hora del Cuento que organiza la Biblioteca cada viernes. Para hacer la sesión inclusiva contamos con una intérprete de Lengua de Signos y usamos pictogramas para organizar temporalmente la sesión a nivel visual y cognitivo. Aquí pueden encontrar el álbum de fotos que la biblioteca publicó de la sesión.

En La Hora del Cuento Inclusiva, con Sonia, intérprete.
La experiencia resultó completamente nueva y grata para todos. Mi experiencia con el mundo de las capacidades diferentes comenzó en la barriga de mi madre y la de Néstor a los diecinueve años, colaborando con asociaciones y familias sensibles a la discapacidad y la diversidad funcional. El hecho de poder compaginar nuestros diferentes ámbitos profesionales y personales ha sido altamente enriquecedor para ambos y para la metodología que hemos podido generar en esta acción formativa.
Para la ejecución de este taller hemos creado un documento abierto donde aglutinar las posibles adaptaciones a llevar a cabo cuando contamos a personas con diferentes tipos de discapacidad. Este documento lo compartiremos en el futuro y por otras vías.


Muchas gracias a La Biblioteca Insular de Gran Canaria por apostar de manera tan clara por la inclusión, a la Mesa Inclusiva para el fomento de la lectura en Gran Canaria por confiar en el proyecto, a Plena Inclusión Canarias por sus facilidades y disposición, a Carolina Lessa Brown,  Yaiza Peña y Alfredo del Rosario por su sabiduría, a Juan Ramón Reyes por ilusionarnos, a Sonia, nuestra intérprete, por su saber hacer, a todos las personas que respondieron a nuestras preguntas previas y/o al cuestionario inicial por sus aportaciones y a las personas participantes del taller por sus ganas de aprender y sensibilidad. 

Estamos muy contentos con la experiencia y creemos que es un paso más en el camino hacia la inclusión.


¿CUENTOS ETIOLÓGICOS PARA BEBÉS?

Vie, 16/02/2018 - 18:18
Colección "Mis animalitos", de Édouard Manceau, Ed. Patio
Hace un par de semanas tropecé en la Bebeteca de la Biblioteca Insular de Gran Canaria con estos libritos y no quería dejar pasar más la oportunidad de comentarlos por lo diferentes que me parecieron. 
Están dirigidos a niños/as de 0 a 4 años. Son de tamaño pequeño, nos caben en la mano. Tapa dura y hojas de gramaje grueso (no cartoné). 
Están creados por el francés Édouard Manceau, editados por PATIO en 2015. 
A priori no me mató de emoción ni el formato ni las ilustraciones. Ni siquiera la tipografía. Sin embargo, me encantó el contenido. 

Estos libros contienen pequeños cuentos etiológicos (relatos en los que se explica el origen del mundo, de los animales, de las cosas...) que desarrollan el motivo por el que los animales son como son. 
Todos comienzan presentando al personaje: ahora los camellos son así, pero antes no. Y nos muestra cómo eran. El elefante no tenía colmillos, el león no tenía melena, la tortuga no tenía caparazón.
Al igual que nuestros ancestros inventando mitos para explicar el mundo, Édouard ha disfrutado creando estos libros del modo más simple posible para acercarlo a los más pequeños.  
Todos los libros tienen un protagonista animal, llamativo para los más pequeños y, como suelen, con una característica física peculiar que Édouard convierte en el elemento que se modifica. A nuestros protagonistas les sucede algo: fenómeno atmosférico o consecuencia de las acciones del animal, que provoca un cambio negativo, un problema. Un personaje humano (niño, barrendero, pescador…) le auxilia y el animal queda transformado del modo en que lo conocemos ahora.
 
Me ha llamado especialmente la atención que el nombre de los animales corresponde al sonido onomatopéyico que emite el elemento motivo del cambio. Por ejemplo Clas, el sonido del casco que colocan a la tortuga. Chof Chof, el sonido de la lluvia que moja al camello. Bum, el de la rueda que explota alrededor de la cabeza del León. 
Historias sencillas, con algo de suspense, que despiertan nuestra curiosidad como lectores y la de nuestros pequeños. Nos reímos pensando en la ocurrencia que ha tenido el autor para concluir que el camello tiene dos jorobas porque un niño le tendió para que se secara y así se quedó deformado. 
Es una colección divertida, para acercar un tipo de historia diferente a nuestros pequeños, para tener cerca. Si la encuentran o la conocen, ¡cuéntenme qué les parece!¡Seguimos!