Conseguir que los niños y adolescentes se conviertan en lectores literarios es un objetivo que muchos padres, bibliotecarios, docentes y mediadores en general nos proponemos con ahínco y al que dedicamos mucho tiempo. El hecho de que desarrollen su hábito lector requiere la consolidación de espacios dedicados a la lectura, desplegar una amplia oferta de lecturas, determinar y dinamizar el tiempo dedicado a la lectura, tener en cuenta sus prácticas lectoras, educar su capacidad de disfrute, etc.

En el artículo que les enlazo a continuación, publicado en leer.es, Ana María Margallo nos descubre unas cuantas «Claves para formar lectores adolescentes con talento».
PINCHA AQUÍ para acceder a él.

Espero que les sea de utilidad.

¡Feliz Jueves!