¡Qué descubrimiento!

Después de mucho tiempo sin traerles novedades hoy comparto con ustedes POR EL CAMINO, escrito e ilustrado por Mariana Ruiz Johnson, maravillosa ilustradora argentina que me enamora cada vez que saca alguna novedad (en el link puedes acceder a su blog y conocer sus otras publicaciones).

 

Está editado por Kalandraka. Ha sido un verdadero descubrimiento para leer y jugar con los más pequeños.

Es un libro cuadrado, de cartoné, estupendo para que puedan manipularlo.
Es un cuento para contar. Contar el cuento y contar los números, todo en uno.
La historia está escrita en verso, con una estrofa de cuatro versos por cada doble página.

Cada estrofa comienza con el verso ANDANDO POR EL CAMINO, y el último verso finaliza con el número.
Así, va enumerando diferentes animales que, con sus cachorros, van por el camino. No sabemos a dónde.
Después de llegar al número 10, descubrimos que van a una fiesta. ¿De quién será el cumpleaños?

Constantemente me encuentro libros muy bien ilustrados y perfectos para mostrar a los pequeños de 0 a 3 años pero sin historia, con pareados flojos, sin calidad literaria, sin acción ni historia. Ahí entra en el narrador la reinvención y recreación del libro para poderlo contar. 
 
Sin embargo, en este caso, está todo: Historia bien construida, buen ritmo y rima, fantásticas ilustraciones, cómoda edición. El juego con la anáfora, repitiendo ANDANDO POR EL CAMINO en cada estrofa, la finalización de cada una de ellas con el número correspondiente, facilita la coherencia y cohesión del texto. Se parece a la canción YO TENÍA DIEZ PERRITOS donde, al final del texto, aparece el número y no al principio.
 
Es estupenda para contar con tambor, para cantar, para jugar de diferentes maneras a nivel rítmico.
 
Cada doble página cuenta con un color de fondo diferente, de manera que cada personaje con sus pequeños está perfectamente definido. Los colores de fondo son casi lisos, con una pequeña «lluvia» y elementos del bosque, como hojas y flores, alternándose en: azules, amarillos, rojos y violetas. La historia puede desarrollarse durante el día porque amanece comenzando el viaje (se puede entender que es por la mañana) y finaliza por la noche, cuando todos se van a descansar.
 
En fin, ¡un librito delicioso que tenía que compartir! ¡Búsquenlo y disfruten!