Presentar una propuesta nueva siempre da una alegría que parte de muy adentro, un pequeño parto creativo en compañía, con las manos agarradas, la sonrisa lista y la canción a flor de boca. Esta es una propuesta que íbamos a hacer justo cuando nos visitó la pandemia y que hemos tenido que posponer hasta ahora.

Les presento DEDOS QUE CANTAN. Mi compañía es Silvia Rumeu, intérprete de Lengua de Signos, docente, mediadora de personas sordociegas y actriz que lleva a cabo muchos proyectos relacionados con los signos y la primera infancia que pueden encontrar en su web pinchando aquí.

Las sesiones accesibles son un derecho y una necesidad. Para mí, una responsabilidad. Proponer sesiones flexibles en sus ritmos, que puedan disfrutarse desde todos los sentidos, que tengan en cuenta las adaptaciones que sean necesarias para que todas nos sintamos cómodas y bienvenidas no cuesta tanto.

Pequeñas cosas pueden ayudar muchísimo: dejar que accedan al espacio con antelación, incluir la Lengua de Signos siempre que se pueda, utilizar elementos multisensoriales, preparar imágenes interactivas o pictogramas que ayuden a anticipar la sesión, estar disponible para que las familias comenten las características, diagnóstico o dificultades de sus peques para tenerlos en cuenta en la medida de lo posible son algunas de las cuestiones que hemos tenido en cuenta a la hora de preparar DEDOS QUE CANTAN y que quiero extender a todo mi trabajo.

Son sesiones dirigidas a bebés de 0 a 36 meses en las que contaremos una historia utilizando cantos, instrumentos musicales, libros y objetos multisensoriales. En esta ocasión intentaremos que la luna baje a jugar con nosotras, por eso “DEDOS QUE CANTAN LA LUNA” será nuestro estreno.

Nuestra imagen ha sido creada por Irene Araus, dos manos que signan, juegan, se entrelazan, tocan.

Será en las Bibliotecas Municipales de Santa Cruz gracias al Organismo Autónomo de Cultura y pronto podremos compartir fechas, carteles y modos de inscripción.

Qué alegría será encontrarnos, familias. Un abrazo.