Esta semana la he pasado de cuento en cuento en Fuerteventura.

Me ha invitado la Biblioteca Municipal de Puerto del Rosario Ramiro de Maeztu a ser parte de la Semana Literaria que organizan cada año para festejar el día del libro.

Aquí pueden ver toda la programación:

He disfrutado de 11 sesiones escolares. 9 en la propia biblioteca y dos acudiendo a los centros.

Los colegios que han pasado por allí han sido: Agustín Millares Carló, San José de Calasanz, Fco. Navarro Artiles, Pablo Neruda, Puerto de Cabras, Sagrado Corazón, Hubara y Puerto del Rosario. Hoy viernes me he desplazado al CEIP Poeta Domingo Velázquez (en Matorral) y al CEIP Domingo J. Manrique (en Tetir), que era una unitaria. Cómo me gusta la experiencia de contar a todo un colegio a la vez, desde infantil hasta sexto, sobre todo si son como el grupo de hoy.

Me ha fascinado, de este maratón de sesiones, la fantástica escucha del alumnado y el asombroso respeto del profesorado. No vi un solo móvil fuera (salvo para sacar alguna foto), y tanto unos como otras estaban completamente entregados a la sesión, a mi propuesta, al juego, al disfrute, al diálogo.

Fue una verdadera delicia. Lo normal, con tantas sesiones, es que haya siempre alguna difícil, de esas que cuesta echar para adelante, que hay que luchar por los motivos que sean. Pero no, no hubo ninguna de esas. Un regalo, vaya.

En Matorral

 

En Tetir

También ha sido tiempo de Bebecuentos, claro, no solo en la Biblioteca Municipal el miércoles, sino también en la Biblioteca Insular hoy viernes con dos sesiones fantásticas ante unas familias muy agradecidas.

En fin, me vuelvo a casa con unos cuantos kilos más. Algunos por tan buen comer (primer plato, segundo plato y postre cada almuerzo y cena) y algunos otros de satisfacción por un trabajo tan bien recibido.

Agradezco infinitamente a la Biblioteca y su personal (Mari Carmen, Ciro, Mónica, Susa, Chus y demás) su buen hacer, su predisposición, su buen trato y su insistencia en traerme y llevarme ;).

Y me despido con estos versos de la majorera África González:

«Fuerte suerte que yo tengo,
fuerte venturosa soy, 

de Fuerteventura vengo
y a Fuerteventura voy».

O eso espero, pronto.